Syndiquer tout le site

Article

Historia, creación, y desarrollo del latin jazz 6/7

Sexta parte : Arturo "Chico" O’Farrill

Publié le 21 février 2004, par : Montunero

III) Figuras mayores y movimientos creadores

  • d. Arturo "Chico" O’Farrill

Arturo O’Farrill solía decir "mi instrumento es la gran orquesta" o el Big Band... Con él, el latin jazz se convirtió en una verdadera fusión, gracias a una excelente superposición de ritmos afro-cubanos, y de secuencias armónicas e improvisaciones del jazz. Hizo un gran trabajo entrando profundamente en la música, utilizando igualmente la influencia clásica, como lo dice y lo hace Chucho Valdés a propósito de los impresionistas franceses Debussy y Ravel.

    • i. Juventud, descubrimiento de la música

Su padre, alemán, y su madre irlandesa se instalaron en Cuba (en lugar de Nueva York a causa de una tormenta que forzó el barco a cambiar su destino, según dice la leyenda). A la edad de doce años, sus padres, para castigarlo, lo enviaron a la academia militar de Riverside, Georgia. Allí, trabajó la trompeta y participó en todas las actividades musicales que pudo. También escribió algunos arreglos. Encontró a Mario Bauzá el día en que la orquesta de Cab Calloway actuó en la ciudad.

Al regresar a La Habana, siguió estudios de derecho. A Arturo le gustaba mucho la música afro-cubana, pero como su familia pertenecía a la burguesía blanca, esta música no estaba bien considerada. Por eso solía esconder su trompeta en el jardín (¡enterrada !) , para que sus padres no supieran que iba a tocar música cada fin de semana. Participaba en Jams, descargas, y escuchaba mucha música estadounidense.

Tomó clases privadas con Félix Guerrero (que fue amigo de Stravinski y Gershwin, y que también, más tarde para algunos, fue el profesor de Paquito D’Rivera, Pérez Prado, Chucho Valdés...) : aprendió teoría, armonía, el arreglo (empezando por el canto gregoriano)...

    • ii. Músico de jazz, Bebop, compositor...

Las orquestas con las cuales tocaba eran big bands de jazz, con un color tropical : estas orquestas eran para los turistas americanos y la burguesía. Con la orquesta Bellemar fue con la que comenzó a dar a conocer sus arreglos (los músicos fueron Luis y Pucho Escalante, Gustavo Más, Mario y Armando Romeu, y Félix Guerrero).

Le gustaba la música cubana, sin embargo le atraía también la riqueza armónica del bebop. Escribió música para Rita Montaner (entre las cuales una guaracha con frases bebop que nunca fue grabada y de la que ya se olvidó hasta el nombre). Rita quedó encantada, y ambos se hicieron amigos. Finalmente, Arturo O’Farril fue el primer creador del cubop... pero sólo conoció varios años más tarde el trabajo de Mario Bauzá o de Machito, el de Chano Pozo y Dizzy Gillespie.

Arturo O’Farril formó un quinteto de bebop, uno de los mejores de Cuba pero nadie se dio cuenta de esto. Irritado por la poca atención que la gente prestaba a su música, O’Farril se fue a Nueva York, con su amigo Gustavo Más en 1948 : tenía un permiso de trabajo y de residencia.

Arturo siguió sus estudios musicales sobre la armonía clásica y moderna : analizó a Bela Bartok... Nunca estudió otra cosa que la música clásica. Mucho más tarde en su vida, también estudió la música serial y dodecafónica.

Entre los encuentros importantes, se puede hablar del encuentro con el trompetista Fats Navarro que lo ayudó, y con Mario Bauzá y Dizzy Gillespie.

    • iii. Arreglista... Ghostwriter : Chico

Gracias a Bauzá, O’Farril escribió arreglos para Noro Morales, y después, como "ghostwriter", para Gil Fuller, a su vez el "negro" de Gillespie y Count Basie : Fuller solía pagar arreglistas que hacían trabajo para él. Arturo hizo también arreglos para Billy Byers... ¡el "ghostwriter" de Quincy Jones !

Un día, le aconsejan a Benny Goodman que contrate al verdadero escritor en vez de a Fuller : le pregunta a Arturo si sabe también tocar el piano. Como necesita trabajar, contesta que si, y aprende muy rápidamente...

A Benny Goodman no le convenía el nombre "Arturo", y le puso el apodo de "Chico", que fue después su compositor, arreglista y pianista, en 1948 y en 1949

Mucho más tarde, en los años sesenta, Billy Byers le pidió que compusiera arreglos para Count Basie. Después de algunas dudas, aceptó. Hicieron ocho discos. La prensa estaba atónita porque O’Farrill escribía siguiendo la tradición de Quincy Jones y Billy Byers... finalemente, no es muy sorprendente.

    • iv. Afro-Cuban Jazz Suite

Chico fue a un concierto de Machito : ¡un éxito ! Y como estaban a punto de grabar, Bauzá le propuso componer un fragmento : fue Gone City. Hizo también boleros para Graciela, la hermana de Machito.

Norman Granz, el productor, apreció mucho el trabajo de Chico y le ofreció grabar algo si quería preparar composiciones. Encontrando a Gillespie en casa de Fuller, Chico se dio cuenta de que los beboppers querían añadir algo al 4/4, sin que conocieran bien lo que era la clave.

En 1945 había empezado la composición de una obra que unía las técnicas clásica y moderna de orquestación, uniendo también jazz y músicas cubanas. Se llamaba Afro Cuban Jazz Suite.

Entonces, Chico mejoró su Afro Cuban Jazz Suite, tomando en cuenta todo lo que había descubierto en Nueva York, para Machito y Mario Bauzá. Se grabó esto por primera vez el 21 de diciembre de 1950. El día de la grabación, el trompetista solista se retiró del proyecto. Entonces, Norman Granz llamó a Bird. Parker miró la partitura una vez, tocaron dos veces para que pudiese escuchar, ¡y punto ! ¡Charlie Parker podía adaptarse a todo !

La Afro Cuban Jazz Suite, escrita para una orquesta de veinte músicos, se compone de cinco movimientos : la canción, el mambo, la parte 6/8, el jazz, y la Rumba abierta. Es una obra maestra. Una banda bailable hacía por primera vez algo muy serio, comparable a las composiciones clásicas. Pero era música de latin jazz. Escribiendo esto, Chico O’Farril combinó la escritura y la improvisación : escribió las partes de los solistas dejándoles espacio para expresarse más. No escribió para los percusionistas (únicamente la batería), si no, se hubieran sentido limitados. Y hay que recordar que los más grandes percusionistas no son capaces de leer música. Fue necesario ser un gran genio para mezclar los conceptos musicales cubanos y las "palabras" del jazz.

Como la primera grabación data de 1950, muchos piensan que esta obra fue escrita en 1950, pero es importante recordar que su primera versión fue hecha mucho antes, en 1945.

Más tarde, con el apoyo de Granz, Chico hizo su propio big band con el cual tocó otra composición, The Second Afro Cuban Jazz Suite, que consideró mejor que la primera, pero la primera era tan popular que pocos conocieron la otra. La segunda estaba influenciada por las composiciones de Stravinski, mezclaba las influencias europeas y africanas (con un dúo de flauta y de bongo) y también árabes (al nivel de la melodía)

    • v. El maldito

O’Farrill fue un gran compositor, un gran arreglista, pero nunca fue un hombre de negocios y le robaron muchas composiciones, de los que ningún derecho fue pagado.

Durante una época de calma, en California, Granz le pidió que escribiera una "suite" para Dizzy, basada sobre Manteca. Fue "Manteca Suite", grabada en 1954, con Gillespie, Quincy Jones, JJ Johnson, Lucky Thompson, Charlie Persip, y también José Mangual, Ubaldo Nieto, Mongo Santamaría y Cándido Camero entre otros.

El álbum aparece también con Caravan, A night in Tunisia, Con alma, en 1954 (época del mambo y del chachachá). Es un disco muy importante. Pero cuando la partitura de Manteca Suite aparece, el editor niega el reconocimiento a Chico como autor... No ganó ni un dólar de derechos.

Escribió también para Stan Kenton : el titulo "Cuban Fantasy" se convirtió en "Cuban Episode"... sin derechos tampoco.

Vuelto a Cuba, escribió poco, pero entre otros descarga #2... recuperado por Tito Puente que hizo como si fuera una de sus creaciones, antes de que los abogados cambiaran esta situación... en 1992.

Otro día, la televisión hacía un programa especial para Franck Sinatra, y contrataron a Arturo con la orquesta de Count Basie para preparar arreglos. El día del show, Nelson Riddle, el arreglista de Sinatra viene y toma la dirección de la orquesta sin que nadie pueda ver a O’Farrill.

Hizo también arreglos para Gato Barbieri sin que su nombre apareciera en los discos.

    • vi. Otros experimentos musicales anecdóticos

Chico O’Farrill pasó mucho tiempo en México, en la mitad de los años cincuenta, donde encontró a Tino Contreras, baterista, quien gracias a los consejos (y el apoyo financiero) del dictador dominicano Trujillo, había llevado el merengue a México. Chico tuvo también la idea de mezclar este merengue con las armonías del jazz.

En México también, asoció un cuarteto de jazz y una orquesta de mariachis (experiencia por la cual G. W. Bush lo felicitó).

El hecho de vincular percusiones afro-cubanas y melodías turcas hizo que Clinton lo invitara a la casa blanca.

Pudo mezclar también el joropo venezolano, el tambrito de Panamá, el porro colombiano, el mambo, el merengue y los arreglos de jazz... Pero ninguna de todas esas ideas fueron verdaderamente reconocidas, porque lo hacía al margen de la industria del disco.

Entre otros experimentos, hizo también músicas para anuncios, y un poco de rock con David Bowie.

Pero recordamos que todo el tiempo lo pasó buscando ideas nuevas, mezclando los diversos tipos de música, y por eso, es uno de los compositores y arreglistas mayores del latin jazz


Anterior - Siguiente

Principal referencia : Delannoy, Luc, ¡Caliente ! Une histoire du latin jazz, Editions Denoël, Collection X-TREME 2000, ISBN : 220724833.X
Vea Todas las referencias