Syndiquer tout le site

Article

Entrevista Con Ramón (Chiripa) Aracena

Publié le 1er octobre 2011, par : Lorenzo Valoy

Ramón "Chiripa" Aracena fue el productor musical y arreglista del disco que se hizo del Son De La Loma en el sello Caimán en 1996, y es el actual director musical de Los Soneros De Oriente, de modo que él fue un actor primordial en la última fase de la actividad discográfica de Miguel Quintana. Esta entrevista se realizó por teléfono en enero de 2002.

L. Valoy - Usted es nativo de Santo Domingo...

Ramón "Chiripa" Aracena - Yo soy nacido en la República Dominicana. Desde los 50 salí de Santo Domingo. Estuve entre 1954 y 1958 por Europa : España, Francia, Italia, Suiza, y una parte del África, con la orquesta de Napoleón Zayas. Era una orquesta de tipo jazz, con tres saxofones, dos trompetas, piano, bajo y batería...

L. V. - ¿Y qué tocaban ?

Ramón Aracena - Música caribeña... Sí : boleros, merengues, guarachas, ¡de todo tocábamos !... Más mambo, que en ese tiempo era el mambo... Regresé a Santo Domingo, pero inmediatamente cogí para acá, para los Estados Unidos. Estoy aquí desde el año 1963. He trabajado con bastante gente... Allá en Santo Domingo trabajé con todo el mundo. Yo tengo un apodo por el cual me conocen los músicos. Usted le dice a cualquier músico "Ramón Aracena", te dice que no sabe quién es... - "¿Chiripa ?" - "¡Ah, sí, mira, aquí es que vive, ahí...". Yo no me pongo bravo por eso, porque eso no me quita ningún pedazo, ¿no ? En Santo Domingo pasa así, casi todos los músicos tienen su apodo.

L. V. - Pero en el caso de usted, ¿por qué precisamente "Chiripa" ?

Ramón Aracena - Bueno... Eso fue cuando entré a la banda municipal en el año 1942, que yo era un novato, ¿no ? Y los músicos viejos, que tenían su sitio donde tocaban regularmente, cuando tenían que salir a tocar en otro sitio me llamaban a mí y me decían : "¿Te quieres ganar una chiripa ?"... Allá, una "chiripa" es un poco de dinero... Y se me quedó "Chiripa"... No me pongo bravo, como le dije, por esas cuestiones. Ahora, le digo : en Santo Domingo yo toqué con todas las orquestas, mejor diga. ¡Con todas ! Porque yo he tocado en todos los sitios.

L.V. - ¿Pero qué músical tocaba ? ¿Local o sonera ?

Ramón Aracena - Sonera. Allá, en Santo Domingo, desde los principios : ¡son, son, son !... La música cubana es lo que hemos tocado siempre, porque allá escuchábamos siempre el Septeto Nacional, el Septeto Habanero, el Cuarteto Caney, el Cuarteto Marcano, que era puertorriqueño, toda la música cubana... Y varios grupos dominicanos también tocaban la música cubana, como los Ahijados de Cuco y Martín Valoy... Eso es lo que se tocaba allá, cuartetos, septetos, aparte de las orquestas, porque ya las orquestas eran otra cosa... En Santo Domingo había una orquesta llamada Anacaona, que el director era Josecito Román. Entonces, yo estaba en un cuarteto llamado Caonabo. Pero ya usted sabe, ¡esto hace años !...

L. V. - Bueno, usted llegó a Nueva York en 1963, y estuvo un tiempo en la orquesta de Pacheco...

Ramón Aracena - En el 1964 me fui con Pacheco, estuve hasta el 1966, que fue la primera vez que fui con él a África de aquí, que fuimos a Abidján, y ahí lo dejé, me fui con la Sonora Matancera, estuve diez años con la Sonora Matancera. Después me fui como director musical de La Lupe. Estuve dos años con ella. Después que dejé La Lupe, entonces me fui con Javiez Vásquez y Roberto Torres, que hicieron una orquesta y entonces yo me fui con Javier, porque Javier y yo éramos buenos amigos. Y también Roberto Torres, éramos amigos, entonces me fui con ellos.

L. V. - ¿Con Pacheco no estuvo desde el comienzo del "Nuevo Tumbao" ?

Ramón Aracena - Como al año de haber hecho él su Nuevo Tumbao. Cuando tumbó la flauta y los violines y puso las trompetas, pues como al año de eso fue que yo entré con Pacheco.

L. V. - ¿De modo que no hizo el disco Cañonazos ?

Ramón Aracena - No, no, no... Pacheco te invita a bailar... En ése sí toco yo ahí.

L. V. - ¿Y en Viva África ?

Ramón Aracena - No... No, no... Ése lo hicieron después que vinimos de África, pero que ya yo estaba con la Sonora Matancera. Yo me había ido ya. Nada más hice con Pacheco ése, Pacheco te invita a bailar. Nada más eso, que ahí está "Sarandonga"...

L. V. - Sí, es el disco de "El Diablo", también...

Ramón Aracena - "El Diablo" es arreglo mío.

L. V. - En esa época no se indicaba quiénes eran los arreglistas en las carátulas...

Ramón Aracena - No, no tienen nada, y tampoco a los músicos los ponían. ¡Nadie ! Ahora sí hay que ponerlos, pero antes no ponían a nadie. Nada más ponían : "Pacheco". Y ya se acabó. "Tito Puente". Y ya se acabó. Así era. Si acaso, ponían los cantantes. Si acaso...

L. V. - Hablemos del disco de Son De La Loma de 1996. Cuando se hizo ese disco, imagino que usted conocía a Miguel desde mucho antes, ¿no ?

Ramón Aracena - Yo lo conocí a Miguel ahí mismo. En el Son De La Loma, cuando yo entré al Son De La Loma. Que fue el Leo Flemming que me llevó. Antes de eso nos conocíamos de vista, pero no había esa intimidad. Bueno, ahora hace bastante tiempo de esto ya. Le estoy diciendo que yo entré al Son De La Loma deben hacer algunos ocho años... Cuando Armando hizo el último CD antes de morir, yo ya tenía en el grupo como dos años... Sí, no más. Entonces, el Son De La Loma, eso era un septeto : no tiene piano... Tiene piano para las grabaciones, pero no se usaba piano, porque es el tres el que hace de piano. Entonces, es el juego del tres, con la trompeta y el cantante. Ésa es la cuestión.

L. V. - ¿ Es por ese motivo que Alfredito Valdés hizo nada más que un solo en todo el disco, mientras que casi todos los demás números tienen un solo de tres ?

Ramón Aracena - ¡Seguro que sí !... Seguro que sí, porque la mayoría de los septetos, antiguamente, si acaso tenían piano, el piano no resaltaba. No saltaba arriba, sino que se quedaba en el background. Claro, cuando le dices : "¡Solo de piano !", ya entonces sube y dice "Aquí estoy yo"... Pero después vuelve a bajar, para dejar el tres. Porque si no, no fuera septeto... Fuera conjunto entonces, si se oyera mucho el piano...

L. V. - Usted mismo hace los solos de trompeta, pero en los mambos no está tocando las partes escritas junto con los demás trompetistas... En realidad, se limita a un papel de trompetista de septeto...

Ramón Aracena - Seguro.

L. V. - Dichos "solos" forman parte del montuno, se improvisa alternando con el coro. O sea, es un trabajo muy parecido al del cantante.

Ramón Aracena - Es la misma armonía del cantante, las dos o tres primeras veces. Que es para dejarle espacio al cantante, para que no se oiga tan monótono cuando el cantante pasa de la primera parte a la segunda, que es la del montuno. O sea, las primeras inspiraciones del montuno, en vez del cantante las hace la trompeta, para darle el chance al cantante de que no esté "pegao", de que no sea tan monótono. Dejarlo descansar, pa’ que entonces cuando vuelve, vuelva con más ímpetu. Fíjese que cuando se pasa al montuno, la trompeta está haciendo las improvisaciones pero todavía el cencerro no ha entrado... Entra cuando entra el cantante, para entonces darle ese empuje al cantante. ¡Eso es son !...

L. V. - ¿Quién escogió el repertorio del disco ? ¿El mismo Armando Sánchez ?

Ramón Aracena - Sí... Ahora soy yo el que escojo, pero cuando Armando, Armando era el que escogía. Él era quien decía, cuando Son De La Loma, "Esto y esto y esto"... Y varias composiciones son de él. Yo era el director musical. Hice los arreglos, los solos de trompetas, la dirección.

L. V. - ¿En cuánto tiempo se hizo el disco ?

Ramón Aracena - No recuerdo bien... Me parece que en un día. Digo : grabar la orquesta. Ahora, en Los Soneros De Oriente nosotros cumplimos un record ahí porque hemos grabado la orquesta en cuatro horas y media. Ahora, usted sabe qué es lo que pasa... Que yo, todas esas piezas, antes de grabarlas, las estoy tocando. Y ya, en el estudio, nada más que es ponerlas ahí.

L. V. - ¿Entonces, el Son De La Loma se grabó con todo el mundo tocando juntos ?

Ramón Aracena - Seguro que sí...

L. V. - ¿No hubo overdubs ?

Ramón Aracena - No, no, no hubo nada. Igualmente que para este otro que hicimos con Los Soneros De Oriente. La misma cosa. Lo que pasa, que en el Son De La Loma nada más habían dos trompetas. Y aquí hay tres. Porque entiéndame una cosa : ésas son de las grabaciones que no se pueden hacer por partes, porque, principalmente, el tresista no lee música... ¡Si no oye lo que se está tocando, él no lo puede acompañar ! ¡Ése es el problema ! Entonces tenemos que grabar juntos todo el mundo. Tenemos a Leo Flemming, que es el bajista, aunque yo uso Marino Solano, pero siempre le debo a Leo Flemming que me grabe una o dos... ¡Él no lee !... ¡Quiere decir que si no oye lo que se está tocando, no puede acompañar ! Por eso mismo no se puede hacer por partes. Ahora, cuando queda algo malo, ahí mismo se corrige. Cosa de que quede bien todo.

L. V. - ¿Pero Miguel no puso la voz en ese momento ?

Ramón Aracena - No, no... Tiene que cantar, para llevar el hilo de lo que va, pero esa voz no vale. Y la voz definitiva es lo último que se pone. Igualmente se hace el coro, pero ese coro no vale. Entonces después es que se ponen las tres voces del coro, los solos de trompeta, y el último que hace su trabajo es el cantante.

L. V. - Me parece que en ciertos números del disco, Miguel tuvo problemas con su voz, que le suena un poco ronca. ¿Se dieron cuenta de eso, en el momento de la grabación ?

Ramón Aracena - No creo que haya tenido dificultades con respecto a eso. Lo que pasa es que el cantante, cuando comienza, se levanta, él va a su sitio y se pone a cantar, y no está clara la voz. Después que ha cantado, aunque sea cinco o seis piezas, entonces es que se le aclara la voz. Y parece que no corregimos eso, que fuimos a poner la voz, y como quedó bien, pues lo dejamos.

L. V. - ¿Quiere decir que los vocales se grabaron de un solo trecho ?

Ramón Aracena - ¡De un solo trecho todo ! Ahí se grabaron las diez piezas de un solo trecho.

L. V. - ¿Sabe por qué a Miguel en esa época no se le invitó para ninguna de las sesiones de las Estrellas Caimán ?

Ramón Aracena - No, no, no... No sé explicar lo que pasó ahí.

L. V. - Porque en una sesión así de descargas, él podía haber hecho algo grande, ¿no ?

Ramón Aracena - ¡Que si que !... ¡Carajo !... Miguel, para sonear... Oye, soneaba mejor que todos esos cantantes que hay por ahí.

L. V. - Bueno, yo no le voy a llevar la contraria... Considero que es el mejor sonero que ha habido.

Ramón Aracena - ¡Óigame !... Usted lo dice porque lo oye... Yo, que he trabajado con él, le puedo decir que no hay otro sonero como Miguel. ¡Es que Miguel sabe sonear !... Usted nada más tiene que echarle una cosa, y que decirle a él : "¡Miguel, arranca !", y sin más nada, ahí mismo le arranca, y hay que... Óigame : ¡hay que oírlo !... ¡Lástima que le haya pasado lo que le ha pasado !... ¿Usted sabe que a Miguel Quintana le dio un stroke que le borró la mayor parte de la memoria, no ? Y entonces, él no puede cantar. Suerte a Dios que él quedó bien del cuerpo, usted lo ve y él se recuerda de muchas cosas y habla contigo y él te conoce, pero cuando menos lo esperas, entonces se le va y mete otra cosa.

L. V. - En el disco del 1996 influye mucho la música santera, más que en los trabajos anteriores de Son De La Loma. ¿A qué se debió eso ?

Ramón Aracena - Porque el señor Armando Sánchez era profesor de esa materia.

L. V. - ¿Y él tal vez estaba más implicado en eso en esos años ?

Ramón Aracena - Sí... Sí. Entonces, al él morir, y dejar nosotros hacer Los Soneros De Oriente, pues ese aspecto tratamos no de dejarlo de una vez sino de sacarlo poco a poco. Sin quitarlo completamente, porque no podemos quitarlo ya que esos temas siempre son buenos. Pero no ponerlo todo, todo, todo, como lo hicimos en ese disco de Son De La Loma, en el que el noventa por ciento de los temas fueron temas santeros. Porque vimos que la gente no compran mucho cuando oyen santería, porque parece que ya tienen bastante, ¿no ? Muchos dicen :: "¡No me interesa eso !"... ¿Usted me comprende ?...

L. V. - Bueno, hablemos pues de los Soneros De Oriente, ahora... Precisamente, cuando se decidió eso, de limitar el impacto de la santería en el repertorio de Los Soneros, ¿cómo reaccionó Miguel ? Porque yo creo que él estaba muy metido en esos asuntos...

Ramón Aracena - ¡Claro, él es santero !... ¡Ésa es la religión de él !... Y él cantaba sus temas de santería. Pero también sabe que no se pueden meter muchos temas de santería porque eso pone las cosas como le dije, que hay ciertas personas que lo compran, pero son más los que no lo compran. Ése es el problema. En cosas de comercio, no sirve ponerle mucho. Sí, deben ponérsele uno o dos, pero no sirve poner de esa cosa mucho como hicimos ahí con el señor Armando, ¡que en paz descanse !, que en ese CD todo fue casi santero. Bueno... Se vendió, pero no lo que se debía haber vendido. ¿Usted me comprende ? Ahora, cuando ya dejamos Son De La Loma, que el noventa por ciento de los que componíamos ese conjunto hicimos Los Soneros De Oriente, entonces nosotros vimos que lo que había que buscar es que se vendiera el CD. El tema santero, debe haber uno o dos, y yo no digo que no, pero la gente, si oyen algo que ellos han oído en otro tiempo, que lo han gozado, pues entonces para la remembranza de eso, ellos lo compran. Por eso escogí otro tipo de material. Hicimos Los Soneros De Oriente y yo fui quien me encargué de hacer todos los arreglos musicales y todo. De ahí nacieron Los Soneros De Oriente. El disco de Los Soneros De Oriente lo hicimos porque Miguel Quintana y yo nos vimos, después que murió Armando, y entonces le dije : "Mira, tú eres el leader y yo soy el director musical. Yo me encargo de los arreglos y de toda esa cuestión, y tú eres el leader". Y entonces, ahí comenzamos a trabajar e hicimos el CD, No me asusten más. Entonces, Miguel Quintana ahí grabó el último CD que hizo, porque él antes tenía otras grabaciones fuera, ¿no ?... Miguel es muy conocido por todas partes.

L. V. - En el disco se volvieron a grabar varios temas que Miguel ya había grabado antes. ¿Fue por demanda de él que se hicieron esas nuevas versiones ?

Ramón Aracena - No, fue que a él le gustaban los arreglos que yo le hice. Y entonces se tuvieron que grabar. Eso fue lo que pasó. A él le gustaron los arreglos que yo hice a "Papá Montero"... ¡Estaba loco por ellos !... ¡Y no son gran cosa, lo que tienen es sabor, más nada !... Es sabor lo que tienen los arreglitos, son sencillitos... Porque en el son, mientras más sencillo usted escribe, mejor salen las cosas. Ahora, hay que saberle dar el valor que tiene cada cosa.

L. V. - En la carátula del CD ,"No pierdas la maña" lo indican como bolero... ¿No es ningún bolero, cierto ?

Ramón Aracena - No, no, no, no, no, eso fue una equivocación. Y eso es del director del Septeto Habanero, de Gerardo Martínez. Ellos se equivocaron, y pusieron que era de José Luis.

L. V. - ¿Reproducieron lo del tema anterior, "Un nuevo pensamiento" ?

Ramón Aracena - Sí. "Un nuevo pensamiento" sí es de José Luis. Y "Harina y quimbombó" también. Pero "No pierdas la maña" eso es de Gerardo Martínez, el que era director del Septeto Habanero. Ahí se equivocaron, y entonces ya no lo pudieron cambiar otra vez.

L. V. - ¿El Joe Torres que ocupa el puesto de pianista es "El Profesor" Joe Torres ?

Ramón Aracena - Sí.

L. V. - Pero él no es el pianista del grupo...

Ramón Aracena - No, no, no... Lo que pasa es que teníamos un pianista que era un muchacho nuevo, y él había conseguido un trabajo en una escuela para enseñar música, y entonces el muchacho no podía ir a la grabación, porque es de día que la hicimos. Entonces, buscamos al Profesor. Cada vez que me falta el pianista, busco al Profesor. Por ejemplo, mire : la semana que viene tenemos que trabajar. Pero el pianista mío está por California, porque no teníamos nada que hacer y se le presentó una oportunidad y yo le dije : "¡Agarre lo que sea ! ¡Váyase !"... Entonces, viene el Profesor con nosotros para hacer este trabajo.

L. V. - ¿Y el profesor conocía este repertorio que se iba a grabar para No me asusten más ?

Ramón Aracena - Sí, seguro que sí... ¿Por qué ?... ¿Qué pasó ?... ¿Hay algo que no está bien ?...

L. V. - Bueno, yo creo que está bien, pero como me dice que él no solía tocar con la orquesta, simplemente hago la pregunta para saber si se adaptó fácilmente al repertorio que se iba a grabar...

Ramón Aracena - ¡Pero eso no importa !... ¡Ahí están los papeles !... ¡El Profesor me toca lo que hay ahí !... Aquí nada más están sin papeles el tresista y el bajista... Que inclusive tienen los papeles ahí, pero como no leen música, no los usan. Pero todo el mundo tiene su papel. Que ahora mismo, la semana que viene me parece que tengo que hacer el mixing del otro disco que va a salir, porque ya está hecho todo. Pero lamentablemente, este otro CD que estamos haciendo no se hizo con Miguel Quintana sino que se buscó con quién hacerlo para poder echar para a’lante, ¿no ? Estábamos esperando a ver si se corregía, pero ¡qué va !... Entonces buscamos a Héctor Casanova, que también es tremendo sonero, yo creo que va a estar muy bueno porque las piezas que hemos incluído ahí, todas viejas, son muy buenas. ¡Y ahí no hay tema santero !...

L. V. - Bueno, pero sin embargo el título de ese CD es Para los orishas...

Ramón Aracena - ¡Sí !... ¡Pero no hay tema santero, mire cómo es la cuestión !... ¡Está raro, pero así es que va !... En éste de Casanova, me faltó algo, yo se lo digo sinceramente, algo que fuera de santerismo. Pero ya está hecho el disco.

L. V. - Bueno, queda para el siguiente...

Ramón Aracena - Sí, para el siguiente ya tenemos ahí "Nieves de mi vida", que eso es un tema santero muy sabroso, que donde quiera que lo tocamos está todo el mundo brincando y saltando. Que yo debiera haberlo incluído, pero no sé qué me pasó. Sinceramente se lo digo : ¡no sé qué me pasó !... Ahora lo que estoy haciendo aquí es el arreglo de "La muerte de Lola", y tengo también : "Mamá, se quema La Maya / Mamá, mira, que me muero"... Todo eso para el próximo CD, si Dios quiere. Ahora lo que quisiera es conseguirme también piezas originales que sean son, para no meter solamente copias viejas, porque ya con las copias viejas que hemos puesto yo creo que está bastante bien, pero sin dejar esas copias viejas también ponerle dos o tres originales, para ir adelantando. Eso es lo que me interesa.

L. V. - ¿No existe gente que componga sones nuevos, por Nueva York ?

Ramón Aracena - No creo que hayan muchos, no... Y los compositores que hay, pues están un poquito aguantaos, no sé por qué...

L. V. - En abril pasado, en cierta ocasión Pacheco se subió a cantar con los Soneros...

Ramón Aracena - Pacheco, ya usted sabe, no se pudo aguantar y se subió a hacer coro y a cantar. Nosotros nos vemos en cada momento. Somos buenos amigos. Pacheco tiene un don, que ese don son pocos los músicos que lo tienen. Que él agarra un conjunto y lo pone a sonar. ¡No sé cómo lo hace !... pero aunque el conjunto no sirva, él lo pone a sonar. Yo no sé por qué. Pero ese don lo tiene él.

L. V. - ¿Cuándo le dio precisamente el ataque a Miguel ?

Ramón Aracena - Ahora, el año pasado. Van a ser como seis meses. Que íbamos a hacer el CD que hicimos ahora, lo íbamos a hacer con él, cuando cayó. Fue de un día para otro, así.

L. V. - ¿Quién canta ahora en los conciertos ?

Ramón Aracena - Tenemos un cantante muchacho, dominicano, llamado Pascual. Pero para darle subida al grupo pues tuvimos que hacer el próximo CD con alguien que tuviera nombre, para poder empujarlo. Esperamos a que este muchacho coja más fuerza, ¿no ?

L. V. - ¿Cuál es el apellido de él ?

Ramón Aracena - No recuerdo. No recuerdo, porque él no me ha dicho el apellido.

L. V. - O sea que es "Pascual" no más...

Ramón Aracena - Nada más, pero no hay problema con él por eso. Pascual... Es el cantante que tenemos, aunque hemos tenido dos o tres, ¿buscando, no ? Hasta que encontramos. Y yo creo que ese muchacho es bastante bueno. Tiene buena voz, y sabe hacer su trabajito muy bien.

L. V. - ¿Y Pedro Domech ?

Ramón Aracena - ¡También es cantante ! Él es quien nos ha sacado los pies del plato a nosotros, en los trabajos que ha habido, porque él se sabe todo. Pedrito Domech es el que canta a dúo con Lourdes. Pero que él nada más hacía coro y cantaba coro. Cuando se pasó lo de Miguel, pues le dije : "¡Agarra, que tienes que enfajarte !". ¡Y se ha ido portando muy bien !... Por cierto que hasta una pieza tiene él solo, aquí en este CD. Él va a cantar uno, y va a cantar otro pero con Lourdes. Porque Casanova nada más canta ocho.
-

  • Message 1
    • par Sonero Pichardo (El Conde), 21 septembre 2013 - Entrevista Con Ramón (Chiripa) Aracena

      Hola me gustaria comunicarme con Chiripa, somos amigos de hace tiempo. Si lo comunica por favor dele mi telefono 646-548-5736, Gracias, muy interesante la entrevista.

      Sonero Pichardo (El Conde)