Syndiquer tout le site

Article

Carrión y Azuquita en Cali

Publié le 1er août 2008, par : Carlos Fajardo G.

JPEG - 86.3 ko
Afiche del Concierto

En el camerino ya había sido evidente toda la caballerosidad y el señorío de una destellante estrella internacional como Billy Carrión, con originales matices de gentleman latino. Expresándose con modulación suave y elegante, también había confirmado la enorme vocación de servicio social que un día antes impactó a los comunicadores en la rueda de prensa organizada por la Fundación AmiSalsa : William Carrión es un defensor irrestricto de los Derechos de la Infancia, - y lo mismo que a su familia -, a ello le dedica gran parte del tiempo en la NYC Administration for Children’s Services.

El mismo Billy Carrión que ha entronado el micrófono con un séquito envidiable de colegas y de maravillosas agrupaciones : Luís "Perico" Ortiz, Kako y su Orquesta, Eddie Palmieri, Ray Barretto, Los Rodríguez, Johnny Pacheco y su Tumbao, La Solución, Manny Oquendo y Libre, entre otras. Así es, porque en su multifacética formación y dimensión artística, ha transitado también por el Rock, el Pop, el Jazz, el Rimth and Blues y las Baladas. De allí que haya estado también junto a Ned Sublette, Oscar Galende’s Jazz Orquesta, y compañías.

De tal manera, con aquel tono de voz tan bajo como fino, - resultando una transparencia vocal impresionante -, Billy Carrión empezó en la noche caleña su show a través de un dialogo directo con el público, palabreada suelta que solo saben hacer los grandes, - y que cuando irrumpen los primeros acordes musicales -, no se sabe entonces si hay más ritmo que simpatía ahí en la tarima.

Mezcla de experiencia y contundencia escénica que el público local supo interpretar fielmente al momento de la vocalización de “La Mentira”, una canción que le sigue dando la vuelta a las esquinas de la ciudad, y que sin duda alguna, se encuentra impregnada y bien marcada dentro de la memoria colectiva salsera caleña. En el código de ética popular de la ciudad consta que la que dice una mentira dice dos.

E hizo regalo anticipado a la audiencia con el tema “Tengo una Noche Lista para Ti”, de su nuevo álbum “Esta Fiesta”, que estará listo para junio de este año gracias a la dedicación de la docena de músicos que le acompañan, incluyendo a su hijo, saxofón barítono. Fiesta que ya suena alto en Venezuela, y que aspira llegar a los demás mercados latinoamericanos, y a otros donde Billy Carrión tiene su propio público : por ejemplo, Isla de Guadalupe, Islas Canarias y Japón.

Al despedirse en el escenario, Billy vuelve a enmarcar aquella sonrisa que le surge desde los ojos, manifestándole a la gente que se marcha un tanto pero que lo esperen de nuevo, que no es nada definitivo, que realmente nunca se ha ido ni se irá de aquí, que no quiere que les vaya a pasar lo que le sucedió a su señora madre cuando le fueron con el cuento que William Carrión había fallecido, y el muerto era un famoso banquero.

JPEG - 54.5 ko
Yova Rodríguez, Camilo Azuquita, Carlos Fajardo y Billy Carrión.
Ameno encuentro en el camerino

En el caso de Camilo Azuquita, bien vale la pena registrar el alegre desparpajo de su presencia, ataviado con un mapa antillano por camisa. Su contacto inmediato enuncia sin reparo alguno que en su alma radica el trópico. Hay que pasar entonces a explicar que es un ‘monstruo humano’ quemado por el sol. Al punto que en un primer encuentro podría dejar de inmediato a cualquier poeta llorando.

Nominado como ‘Azuquita’ desde los años 60’s por un locutor de la radio panameña, y con una producción musical que quizá supera los 30 álbumes, Luís Argúmedez Berguido hoy sigue siendo el Camilo que nació en una familia con rótulos propios en cabeza de su padrino, Camilo Rodríguez. Amplio recorrido desplegado desde la misma adolescencia, que lo ha colocado mano a mano con muchos inolvidables como Rafael Cortijo, Ismael Rivera, Francisco Kako, Roberto Roena, Louie Ramírez, Papo Lucca, Los Jubilados de Cuba, con quienes participó en la película “Cuba Son”. Gozando de una gran vigencia entre los europeos, en países como Francia actualmente es muy bien conocido por producciones como “La Salsa c’est pas Compliquée”, negando que la Salsa sea complicada.

Por ello cuando entona su repertorio con temas como “Ven Morena” se siente tanta cercanía y nostalgia como la que se puede sentir en el evento geográfico de Colombia y Panamá, aunque al fin y al cabo, ni siquiera El Darién puede taponar este ritmo vocal que irriga fácilmente una frontera y otra. Con aquella voz profunda y cierta, el predicado de la Salsa se hace una realidad en forma de pregón. Si señor.

Las mismas implicaciones tuvieron entre el público local canciones como “El Poeta Lloró”, que con sus primeras notas al aire dan cuenta de la facilidad con la cual toda su voz alcanza el cielo, al punto de creer que en verdad este privilegiado debe ser un hombre que no sueña cuando duerme, sino que muy posiblemente duerme cantando.

JPEG - 7 ko
Luís Argúmedez Berguido, ‘Camilo Azuquita’

De tal manara asistimos ante un par de contundentes afrocaribeños, al lado a una orquesta caleña que sonó potente y agresiva, Coimbre, limpia en su instrumentación y voces, con una buena línea de tres jóvenes en los coros.

Y anotando que finalmente el respetable caleño le brindó otro aplauso caluroso en tarima a Yova Rodríguez, ‘El Jíbaro de Puerto Rico’, pues por diversas iniciativas presentes, hubo de ascender a la palestra para sencillamente saludar a todos los asistentes, estando cada vez más conciente de su creciente ciudadanía entre nosotros. Ahí vamos por la cédula latinoamericana que bien se lleva cuando uno se gana el cariño y el efecto de los diversos terruños que componen nuestros queridos pueblos.